IV: APRENDIZAJE SERVICIO


De acuerdo con la National and Community Service Trust Act. de 1993, (La solidaridad como aprendizaje. Actas del II Seminario Internacional. Educación y Servicio Comunitario. Buenos Aires, 8 al 10 de septiembre de 1998. Ponencia: El aprendizaje-servicio en el sistema educativo: el caso del estado de California, Estados Unidos Dr. Wade Brynelson, Subsecretario de Educación de California):

“El aprendizaje-servicio:

  • Es un método por el cual los estudiantes aprenden y se desarrollan a través de la activa participación en un servicio cuidadosamente organizado, que es conducido y que atiende las necesidades de una comunidad.
  • Está coordinado con una institución de educación superior, o un programa de servicio comunitario y con la comunidad.
  • Contribuye a desarrollar la responsabilidad cívica.
  • Valoriza el currículum académico de los estudiantes y está integrado con él, o con los componentes educativos de los servicios comunitarios en los que están enrolados los participantes.
  • Provee tiempo estructurado para que los estudiantes o participantes reflexionen sobre la experiencia de servicio”.

Para organizar este servicio, se cuenta con la Coordinación del Programa de Servicio Comunitario, donde prestan servicio los estudiantes del último bienio de sus carreras, coordinados por profesores de la universidad. Esta oficina está adscrita al Vicerrectorado Académico.


ALGUNAS DEFINICIONES DE APRENDIZAJE-SERVICIO

  • Para el Dr. Andrew Furco, Director del Service-Learning Research and Development Center de la Universidad de California-Berkeley, “El aprendizaje-servicio es una pedagogía de enseñanza por la que los estudiantes adquieren una mejor comprensión del contenido académico aplicando competencias y conocimientos al beneficio de la sociedad”. [FURCO, Andrew. Service-Learning Research and Development Center http://gse.berkeley.edu/research/slc/]
  • Para la especialista Alice Halsted, el aprendizaje-servicio es:
    “...la metodología de enseñanza y aprendizaje a través del cual los jóvenes desarrollan habilidades a través del servicio a sus comunidades. Un buen programa de aprendizaje-servicio le permite a los jóvenes realizar tareas importantes y de responsabilidad en sus comunidades y escuelas; la juventud asume roles significativos y desafiantes en una variedad de lugares, tales como guarderías, museos, actividades extraescolares, proyectos ecológicos, bibliotecas o centros de jubilados. Las actividades en estos lugares pueden incluir lectura a niños, supervisión de niños en edad escolar en lugares de recreación, prestar servicios dando ayuda en tareas escolares, como guías en museos, limpiando y embelleciendo vecindarios o grabando historias orales con los ancianos.”
    [HALSTED, Alice. Educación redefinida: la promesa del aprendizaje-servicio. En: MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN. Actas I Seminario, cit. , pp. 23-24]
  • Timothy Stanton vincula el aprendizaje-servicio a la llamada “educación experiencial”: “Es una forma de aprendizaje experiencial, una expresión de valores servicio a los demás que determina el objetivo, la naturaleza y el proceso de un intercambio social y educativo entre aprendices (estudiantes) y las personas a los que ellos sirven, y entre los programas de educación experiencial y las organizaciones comunitarias con las que ellos trabajan.” [STANTON, Timothy. Service Learning: Groping Toward A Definition, en: KENDALL, Jane C. and Associates, Combining Service and Learning, Raleigh, National Society for Internships and Experiential Education, 1990.]
  • Cuando en los Estados Unidos, y como fruto del acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, se decidió asignar fondos federales al financiamiento de proyectos de aprendizaje-servicio en las escuelas, se planteó la necesidad de definir con precisión qué tipo de actividades quedarían encuadradas bajo esa categoría. Luego de una serie de discusiones en el nivel nacional y estadual sobre la naturaleza del servicio y sus relaciones con el aprendizaje, el Congreso de los Estados Unidos sancionó en 1990 la “National and Community Service Trust Act”, en la que se define al aprendizaje-servicio como:
  • “un método por el cual los estudiantes aprenden y se desarrollan a través de la activa participación en un servicio cuidadosamente organizado, que es conducido y que atiende las necesidades de una comunidad;
  • está coordinado con una escuela primaria o secundaria, con una institución de educación superior, o un programa de servicio comunitario y con la comunidad;
  • contribuye a desarrollar la responsabilidad cívica;
  • valoriza el curriculum académico de los estudiantes y está integrado con él, o con los componentes educativos de los servicios comunitarios en los que están enrolados los participantes;
  • provee tiempo estructurado para que los estudiantes o participantes reflexionen sobre la experiencia de servicio.” [“National and Community Service Trust Act” Ley sobre Servicio Nacional y Comunitario. Originalmente aprobada en 1990, fue ratificada y ampliada en 1993. Cf. Brynelson, Wade. El aprendizaje-servicio en California, p. 3. En: MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACION, Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo. Actas del II Seminario Internacional “Educación y Servicio a la Comunidad”. Edición en diskette. Cf. también United States Congress, House of Representatives, Committee on Education and Labor, Subcommitee on Employment Opportunities, The Voluntary National Youth Service Act and the Select Commission on National Service Opportunities Act of 1985, 99th Congress, 1st session, 198

En 1995, la Corporation for National Service, el organismo federal encargado de la aplicación de esta ley, firmó con la Secretaría de Educación de los Estados Unidos una declaración titulada “El mejoramiento de nuestras escuelas y el desafío de la ciudadanía”, en la que se afirma:

1. Todos los estudiantes pueden alcanzar altos niveles de éxito escolar mientras aprenden a servir a los demás, si se les ofrecen objetivos desafiantes y se les da la oportunidad de alcanzarlos. Pidámosle lo más posible a los jóvenes, y ellos excederán confiadamente nuestras mejores expectativas. No sólo los estudiantes aprenden más sirviendo a sus comunidades, sino que las comunidades prosperan mientras los estudiantes aprenden.

2. Al resolver problemas de la vida real, los estudiantes comprometidos en el aprendizaje-servicio se ven desafiados a ejercer su liderazgo y responsabilidad. La ciudadanía es algo que aprendemos, no algo que meramente adquirimos por herencia. Contribuyendo con horas extraordinarias de servicio productivo cada año, cientos de miles de jóvenes en todas partes están logrando que las cosas se hagan en nuestras comunidades.

3. El mejoramiento de la escuela y el aprendizaje-servicio requieren formación docente permanente y desarrollo profesional. Los programas exitosos de aprendizaje-servicio invariablemente encuentran formas innovadoras para avanzar en el doble objetivo del desarrollo profesional de los docentes y el desarrollo curricular innovador. Este es el tipo de alianza que a nivel local mejorará la calidad educativa para todos nuestros chicos.

4. El mejoramiento de nuestras escuelas requiere de la participación de los padres y la comunidad. El aprendizaje-servicio brinda tanto a los docentes como a los padres roles significativos en el ayudar a los estudiantes a tender puentes entre las competencias académicas del aula y las responsabilidades de la vida cotidiana.

5. El mejoramiento de nuestras escuelas requiere de la participación del sector privado y de todo el espectro de recursos de cada comunidad. Empresas, organizaciones comunitarias, instituciones religiosas, centros recreativos, instituciones de educación superior y de capacitación docentes: cada una tiene un rol específico que jugar en el fortalecimiento de las alianzas entre el servicio comunitario y el mejoramiento de nuestras escuelas.

6. La nuestra es una nación de culturas diversas. Sin embargo, somos un solo pueblo. El aprendizaje-servicio es un factor vital en el movimiento de mejora de nuestras escuelas. Su contribución es esencial para ayudar a nuestros chicos a entenderse y respetarse unos a otros, y a ejercer los derechos y las responsabilidades de la ciudadanía democrática.” [Improving Our Schools and the Challege of Citizenship. A Declaration of Principles. Secretary of Education, Richard Riley-Corporation for National Service CEO, Eli Segal. Washington D.C:, June 22, 1995. En: WILLITS-CAIRN, R., KIELSMEIER, J.-NATIONAL YOUTH LEADERSHIP COUNCIL. Growing Hope, A sourcebook on Integrating Youth Service into the School Curriculum. Minneapolis, MN, 1995, p. 10.]

En América Latina, el concepto de aprendizaje-servicio se ha desarrollado, por ejemplo, en el “Programa de Trabajo Comunal” de la Universidad de Costa Rica, que “...consiste en la obligatoriedad de todo estudiante, para graduarse, de ofrecer un número determinado de horas de trabajo a la comunidad en proyectos interdisciplinarios en los que, con la guía de un profesor, los estudiantes se vinculan crítica y creativamente con la comunidad para contribuir con la solución de problemas y necesidades. Se trata, en esencia, de una actividad académica que cumple, a la vez, objetivos de servicio al país y de formación en los estudiantes de valores y actitudes de responsabilidad y solidaridad social”. [GONZALEZ, María de los Angeles. La experiencia de Costa Rica desde la Universidad Nacional. En: Ministerio de Cultura y Educación de la Nación. Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo. Actas I Seminario, cit., pp. 76-77]

Especialistas del renombre internacional de Jeremy Rifkin han destacado la importancia del aprendizaje-servicio para una educación adecuada a las demandas del tercer milenio:“El aprendizaje-servicio es un antídoto esencial para el mundo crecientemente aislado de la realidad virtual y simulada que los niños experimentan en la clase y en sus hogares, frente al televisor o a su computadora. Darles a los jóvenes una oportunidad para una participación más profunda en la comunidad los ayuda a desarrollar el sentido de la responsabilidad y solvencia personal, alienta la autoestima y el liderazgo, y sobre todo, permite que crezcan y florezcan el sentido de creatividad, iniciativa y empatía.” [RIFKIN, Jeremy. Rethinking the Mission of American Education. Preparing the Next Generation for the Civil Society. En: Education Week. January 31, 1996, p. 33.]

  • Tambiénla especialista argentina Cecilia Braslavsky señala la importancia del aprendizaje-servicio en el contexto nacional:

“Tenemos una cultura transitada por valores democráticos y por esfuerzos democratizadores, pero también por prácticas que no lo son, entre las cuales quisiera señalar dos. Una de ellas es la que el investigador Carlos Nino ha llamado la “anomia boba”. Nos cuesta cumplir con las leyes, generar nuestras propias normas de convivencia, para autorregularnos como una sociedad productiva con una más sólida institucionalidad democrática. Otra característica es la de las interpretaciones conspirativas: el otro siempre está sentado en algún lugar oscuro y lejano de la vida cotidiana, pergeñando cosas para arruinarle la vida a la gente.

Ustedes dirán: ¿que tiene que ver esto con el trabajo comunitario? Para mí tiene muchísimo que ver; porque, justamente, la anomia boba y las interpretaciones conspirativas además de muchas otras características de nuestra cultura tienden a centrifugar las responsabilidades comunitarias. Mistifican la responsabilidad por todos los problemas en algo difusamente ubicado en alguna institución colectiva, que pareciera no estar conformada por personas que actúan desde su responsabilidad individual, desde su sentido de la solidaridad, del deber, del bien común y de la libertad. Entonces es El Estado en abstracto, es La Sociedad para otros, los Medios de Comunicación perversos, quienes aparentemente al margen de decisiones voluntariamente tomadas y asumidas y de procesos desencadenados por las prácticas de las personas, son responsables de que todo salga mal o de que alguna vez algo salga bien Por suerte o por desgracia, las prácticas sociales y políticas son mucho más complejas. Es hora de que asumamos que en ellas hay intereses corporativos, conspiracionistas y ausencias colectivas. Pero también hay responsabilidades personales y comunitarias. El aprendizaje en servicio ofrece oportunidades formativas sin igual para salir de los problemas de productividad de manera más enfática, consistente y persistente; para consolidar los afanes del sistema político por construirse democrático, para modificar los aspectos de esta cultura transitada por la anomia boba y por las interpretaciones conspirativas, para pasar a un equilibrio donde las diferentes personas, los diferentes grupos por supuesto con sus intereses, porque siempre van a existir y es legítimo que así sea puedan asumir responsabilidades, preguntarse no sólo lo que el otro hace mal, sino qué es lo que uno hace mal, y qué es lo que cada uno puede hacer mejor.” [BRASLAVSKY, Cecilia. El servicio comunitario como instancia de aprendizaje y de enseñanza en el contexto de la transformación educativa argentina. En: Ministerio de Cultura y Educación de la Nación. Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo. Actas I Seminario, cit. p. 19.]