Acrópolis de la UJAP tiene alojados casi 50 cursos de pregrado
Educación a distancia soportada en las nuevas tecnologías


El profesor Antonio Avellán, a cargo de la
Dirección General de Investigaciones de la UJAP

Durante el paro petrolero de la transición del año 2002 al 2003, le surgió una inquietud a la rectora de la Universidad José Antonio Páez (UJAP). Quería que la institución pudiera estar en contacto con los alumnos a pesar de la necesaria suspensión de clases, debido a los problemas de la época. Analizando el asunto, le encargó al director general de Investigaciones, Antonio Avellán, la construcción de una plataforma virtual para que, en tiempos difíciles y normales -¿por qué no?- esa interacción entre alumnos y universidad no se perdiera.

Así nació Acrópolis. Una plataforma que soporta el espíritu bimodal de la UJAP, parte presencial, parte a distancia. Actualmente, casi 40 cursos están alojados en el sistema, mediante el cual los alumnos pueden hacer consultas y los profesores pueden asignar tareas.

Los primeros meses fue una investigación de fundamentación del sistema, pero ya hace dos años que está en pleno funcionamiento. Avellán recuerda que el principio fue difícil. Es lógico: romper un paradigma no es fácil, pero hoy en día la perspectiva es al crecimiento. “Acrópolis trabaja a 10% de su capacidad”, aseveró el profesor, quien tiene a su cargo la plataforma bajo la colaboración de seis o siete personas más, entre las que nombró a Nelly Hung, Maritza Gudiño y Francia Delgado.

“La idea no es virtualizar totalmente a la UJAP, es compartir lo presencial con la distancia”, expresó Avellán.

Marco educativo

Desde su nacimiento, la UJAP cuenta con una dirección general de investigación. “Tenemos varias unidades adscritas (acción social, nuevas tecnologías, educación a distancia, recursos humanos, salud y ciencias básicas y aplicadas”, detalló Avellán.

Pero lo más importante: “Tenemos la responsabilidad del proyecto “UJAP virtual”, que está adscrito a la Unidad de Educación a Distancia. Es un proyecto que pretende integrar la educación en línea con la presencial y, para ello, hemos diseñado un esquema de interacción”, indicó. Pero aclaró que la educación a distancia no puede estar separada de la extensión ni de la investigación ni de la docencia, sea pre o post grado. El proyecto “UJAP virtual” tiene cuatro módulos: Componente Docente, que se encarga de los talleres y cursos de formación, además de la biblioteca virtual; Tecnología Educativa, que trabaja con hardware y software y es el módulo central, al punto que desarrolló la plataforma Acrópolis; Diseño Instruccional, encargado de la calidad de la educación, buscando siempre un aprendizaje significativo dentro del contructivismo social y Gestión Académica Administrativa, ocupado en el control de estudio y las equivalencias, entre otras actividades de carácter administrativo. “Hemos logrado colaborar en más de 40 cursos de pregrado y en postgrado o extensión con más de 32, sobre todo, en diplomados, especialización y asignaturas correspondientes al postgrado”, expresó el profesor Avellán.

El siguiente paso es alojar una especialización en Educación Superior. “Estamos en la etapa de formar una planta docente, pero no es fácil, porque deben manejar la tecnología a la perfección, destrezas para las nuevas tecnologías”, explicó el profesor.

-Estamos proponiendo un taller en el que hay 25 candidatos que se prepararán para ser tutores en línea, dijo.

Acrópolis

La profesora Nelly Hung diseñó la plataforma Acrópolis, construida sobre un software libre llamado Moodle y que ella rediseñó para adecuarlo al currículo de la UJAP que es bimodal (sistema de estudio presencia y a distancia).

“La plataforma es un medio, pero el fin es pedagógico, que se obtiene cuando se logra aprendizaje significativo, lo hacemos dentro del constructivismo social”, planteó Avellán.

Acrópolis es un proyecto que absorbe todas las unidades de investigación. No obstante, las inscripciones se hacen mediante otro sistema en línea.

Avellán informó que en Acrópolis tienen “montados” cursos que son totalmente a distancia. Como ejemplo citó diplomados con títulos no conducentes, pues aquellos que conllevan a títulos exigen cierta presencialidad, “porque así como no podemos controlar el fraude, a distancia es más complicado”.

Acrópolis tiene todas las herramientas necesarias para la educación a distancia: foros, chat, consultas, cuestionarios, encuestas, glosarios, lecciones, talleres, construcción de páginas web y evaluaciones. También dispone de recursos para editar páginas de texto, páginas web, enlazar archivos, mostrar directorios, añadir etiquetas y usar el calendario.

Avellán comentó que monitorean permanentemente a los participantes en los cursos por Internet y que muchos de ellos, tal vez, no lo saben. En la UJAP registran cuándo entran y qué hacen.